Exposición “La llama y la palabra: 75 años de Alonso Vidal”

El ensayista William Hazlitt escribió, en 1827, Sobre el sentimiento de inmortalidad en los jóvenes: “No nos gusta perecer totalmente, y deseamos legar por lo menos nuestro nombre a la posteridad. Mientras podamos mantener con vida, en el espíritu de los demás, nuestros pensamientos más apreciados e intereses más cercanos, parecerá que no nos hemos retirado enteramente de la escena…”.

Con la actual exposición se intenta legar el nombre de un ser humano comprometido con la difusión del arte y la literatura: Francisco Alonso Vidal Balbastro (1942-2006). El autor nació y murió en Hermosillo, pero el escenario donde intervino, con su actividad cultural, fue su patria. Mostrar las dimensiones de su oficio, por medio de fotografías, libros, periódicos y hasta objetos personales, es la finalidad primera de esta exhibición.

Alonso Vidal no sólo fue poeta, quizá su faceta más conocida, también fue narrador de ficción, periodista, editor y promotor. Por más de cuarenta años dio cabida a escritores incipientes o con trayectorias en los cafés literarios, en los suplementos culturales o en los talleres de creación literaria. Como periodista formó numerosos espacios de divulgación; Bogavante, en el periódico Información, es uno de sus trabajos más importantes. Como autor escribió ocho libros donde dejó testimonio de su pasión por la literatura.

No dejar perecer el nombre de Alonso Vidal es el fin último de esta muestra que intenta comunicar, en el espíritu de los demás, al artista generoso con la sociedad que le rodeó, al creador diverso para la cultura nacional. Que la presente labor sea memoria y conocimiento de su contexto cultural y su escritura creativa, para las nuevas generaciones de jóvenes lectores.

Horacio Valencia