From Bach to Radiohead

Las biografías siempre están escritas en tercera persona, aunque en la mayoría de los casos, es uno mismo quién las escribe.

Esta mía, va en primera persona.

Nací en Granada, el 31 de Julio de 1973, hace un siglo ya, y llorando sin parar hasta en el Bautizo, eso dice mi madre.

Desde mi infancia la música ha sido mi gran compañera. Julio Iglesias y Los Panchos, que sonaban en un viejo tocadiscos de mis padres, son mis primeros recuerdos. También Rumba Tres, Iva Zanicchi, Carlos Gardel y otros muchos, que hicieron de mí, el romántico empedernido que he sido durante muchos años de mi vida.

Mi relación con la música Clásica, llega muy tarde y por casualidad. A los 18 años y porque una amiga del instituto me dijo que a lo mejor me cogían en su coro. Fui a probar…y sonaba el Alleluia de Haendel. Fue amor a “primera escucha”, me maravillaron aquellas voces y aquellas armonías que se entrelazaban hipnotizándome.

Como buen testarudo, me empeñé en estudiar canto. Convencí a mis padres que hasta ese momento sólo me habían escuchado cantar por Perales.

Viaje a Madrid conocí a Toñi Rosado, maestra que me preparó para entrar en la Escuela de Canto de Madrid, y este periodo, no lo quiero ni recordar.

Volví a Granada derrotado, pero conocí enseguida a un gran colega que me llevo a la que considero mi Maestra. Entre en el coro de Valencia, me instale allí y lo más importante empecé ser feliz con mi vida y con la música.

Al poco tiempo comencé a cantar como solista y en 2002 conocí a la persona que cambiaría mi vida Alberto Zedda, que me presentó a la segunda más importante Gioacchino Rossini. A partir de ese momento, se precipito una carrera “rossiniana” internacional que me ha llevado a cumplir casi todos mis sueños profesionales.

De cantar “Bolos” en la Comunidad Valenciana, pase en 4 escasos años a debutar en el Metropolitan Opera House de New York.

Por el camino, Teatro Real de Madrid, Teatro del Liceo de Barcelona, Deutsche Oper de Berlín, Semper Oper de Dresden, Reggio Di Parma, Massimo de Palermo, Rossini Opera Festival, Teâtre Chatelet y Champs Elysees de Paris, Teather An der Wien , y otros muchos teatros maravillosos.

He tenido el honor de cantar con los mejores cantantes del mundo (Flórez, Arteta, Garança, Antonacci, Fleming, Bronwlee, Podles, Blake, Di Donato, etc), y con directores de orquesta extraordinarios (Zedda, Lopez-Cobos, Spinosi, Rousset, Pons, Frizza, Allemandi, Scimone).

Y entre todo esto, he grabado varias óperas y dos discos que son como hijos míos: “Tango Mano a Mano” y “Operazza”.

He escrito y co-dirigido: Óperame, Los Divinos, El hombre que se llamaba Amadeus y Barrockeros. Ahora también, el bueno de Juan Ramón Lucas me ha dado un espacio en la radio todas las semanas. Vamos, un ¡NO PARAR!

Durante todos estos años me he ido dejando pedacitos de Alma en cada uno de estos teatros y con cada uno de esos compañeros.

Espero seguir haciéndolo muchos años más.

¿El futuro?… Liceo, Real, Teatro de la Zarzuela, Concierto para Zapata y Orquesta, From Bach to Radiohead….

Muchos teatros, aventuras, y un objetivo de vida: contagiar el amor por la música que amo, a todo ese inmenso mundo que no la conoce…