Taller-concierto: Masonería y Clasicismo Musical

Taller-concierto: Masonería y Clasicismo Musical

(La música masónica de cámara de Mozart y Beethoven)

Por Luis Antonio Muñoz

LA PROPUESTA

Realización de un taller de cinco días de duración, del 25 al 29 de mayo con un concierto el día 30, como demostración del trabajo de los alumnos, íntegramente basado en el repertorio masónico de W. A. Mozart y L. Beethoven. El propósito de este Taller-Concierto consiste en la difusión de la relación significativa entre Masonería y Música, especialmente durante el período clásico. Todo ello a través del repertorio de dos de los más grandes genios del clasicismo de todos los tiempos.

Al taller-concierto, realizado por los alumnos seleccionados a tal efecto mediante el procedimiento correspondiente, habría que añadir la realización de una conferencia de carácter divulgativo sobre la relación entre la masonería y la música que sería abierta tanto a los alumnos como al público en general interesado en el tema.

PARTICIPANTES DEL TALLER-CONCIERTO

El perfil idóneo de los alumnos es el de estudiantes de canto lírico cursando últimos años de conservatorio o profesionales interesados en la realización del mismo.

La primera fase implicaría la selección de los alumnos activos mediante un Currículum Vitae, una carta explicando los motivos de su interés por el taller y algún tipo de material audiovisual en el que se pueda calibrar la calidad vocal y los conocimientos del aspirante.

Una vez realizada la fase de inscripción, los alumnos ya seleccionados recibirán el material musical en formato de partitura para la realización del taller.

Durante los cinco primeros días, los alumnos trabajarán con fuentes y textos masónicos para llevar a cabo un concierto muestra de su trabajo al final de la semana. La música se presenta mediante una formación vocal variable con acompañamiento de piano, con clave y órgano opcionales.

Existe la posibilidad de aceptar alumnos pasivos. El grupo de alumnos activos debería ser de mínimo 9 y máximo de 12 alumnos. Siendo 12 un número idóneo por su posibilidad de concertar a tres y cuatro voces.

Aunque por razones históricas y de reglamentación de las logias, la música masónica es mayoritariamente masculina, existe la posibilidad de realizar esta actividad de una forma mixta, adaptando los materiales a las voces femeninas. Entre los registros femeninos, también pueden ser incluidos cantantes contratenores o sopranistas.

EL FORMATO DEL TALLER-CONCIERTO

La actividad se compone de la combinación de varios tipos de trabajo de los alumnos. Habrá dos tipos de encuentros: Por un lado se realizarán sesiones de trabajo de concertación de números colectivos (Coros, montaje de escena, etc.), frente a otras de trabajo individual.

La actividad se compone de la combinación de varios tipos de trabajo de los alumnos. Habrá dos tipos de encuentros: Por un lado se realizarán sesiones de trabajo de concertación de números colectivos (Coros, montaje de escena, etc.), frente a otras de trabajo individual.

Previo al taller y en la fase de inscripción, los alumnos ya seleccionados recibirán el material musical organizado (partituras para la realización del taller).

Durante los cuatro primeros días, los alumnos trabajarán con fuentes y textos masónicos para llevar a cabo un concierto muestra de su trabajo al final de la semana. La música se presenta mediante una formación vocal variable con acompañamiento de piano, con clave y órgano opcionales.

EL INTERÉS DEL TALLER-CONCIERTO

MASONES, templarios, illuminati y demás órdenes esotéricas provocan una fascinación del público a la que es difícil sustraerse. Debido a este interés, este taller-concierto trata de dar explicación y completar la cultura de sus participantes y del público asistente sobre la masonería. Y lo hace abordando los lazos que Mozart y Beethoven establecieron con la masonería vienesa y alemana, mediante la presentación en concierto de gran parte de sus frutos musicales compuestos para los rituales de las logias. Una música que para los masones simboliza, entre otras cosas, la relación armónica entre los miembros de una logia como reflejo de la propia armonía del mundo.

LOS PRIMEROS MASONES utilizaban la música para difundir sus ideales. Las logias necesitaban composiciones para adornar los rituales secretos, por lo que crearon las Columnas de armonía, grupos de músicos masones exentos de pagar los tributos anuales (capitaciones) a cambio de componer o interpretar la música de los rituales.

W. A. MOZART ingresó en la logia vienesa La Beneficiencia en 1784. Entre sus obras masónicas se encuentran las compuestas para el trabajo en logia y festividades masónicas. A este catálogo se suma una de sus últimas óperas, la flauta mágica, profundamente barnizada de simbología masónica.

L. BEETHOVEN, contrariamente a Mozart no dejó rastro alguno de su pertenencia a la masonería. Sin embargo, algunos historiadores manejan de manera sólida la idea de su filiación masónica gracias a la relación que mantenía con muchos de sus amigos masones para los que pudo haber compuesto algunas de sus obras más desconocidas y que serán escuchadas en este concierto en su versión masónica original.

Luis Antonio Muñoz

Creador y director del concierto